Ultra-Metal

Ultra-Metal

A no ser que hayas descubierto el Metal a través de esta página, supongo que sabrás que este género está compuesto por una cantidad bestial de subgéneros. No sólo queremos aprovechar la riqueza musical que nos brinda todas estas sectas metaleras, sino que pueden encajar adecuadamente en la lucha entre el bien y el mal.

Cada uno de los temas que produzcamos puede ser de 4 tipos: tema del bien, tema del mal, tema neutro y tema compuesto. Los compuestos están, como su misma palabra indica, compuestos por partes que siguen el mismo esquema: bien, mal y neutro. Sería divertido hacer partes compuestas por subpartes de 3 bandos y subpartes compuestas por subsubpartes de 3 bandos y subsubpartes compuestas de subsubsubpartes. Y no descartamos hacerlas.

El criterio musical que seguiremos para dividir los bandos es el siguiente:

  • El lado del bien se basa en estilos “positivos” del Metal, como el Heavy, Glam o Epic Metal (siendo el rey de esta categoría el Power Metal).
  • El lado del mal se basa en los “negativos”, como el Thrash o Death (siendo el rey el Black Metal).
  • Además de estos dos grandes grupos, habrá estilos neutros, como el Speed o el Progressive Metal, que servirán a ambos bandos o a los requisitos del tema.
  • Y se explorarán géneros extraños, como mezclar Metal, Videojuegos y música Barroca. Si el Baroque Metal es poco conocido, del Baroque Game Metal ya ni te cuento. Uno de estos temas está al caer. No os suicidéis hasta entonces.
  • Todas estas partes, al configurar la canción final, se alinean en una energía en particular. Muchas partes positivas suelen generar energías positivas, y muchas negativas generan energías negativas. Igualico que con los quarks.

Es decir, trataremos de expandir el género del Game Metal tanto como nuestra creatividad nos permita. Pero tratando de seguir las directrices explicadas aquí. Y del mismo modo que uno de los objetivos del grupo es hacer un tributo a la música de videojuegos, también lo es hacer un monumento al Metal. Incluso si somos despreciados por la comunidad metalera como un grupo de Friki Metal (apelativo que, por cierto, no suena mal del todo).